viernes, 29 de abril de 2016

LACTONESA CON THERMOMIX


La lactonesa es como la mayonesa pero se sustituye el huevo por leche. Esto es muy recomendable sobre todo en verano ya que como todos sabréis las mayonesas caseras pueden ser peligrosas por "La Salmonella".

Está muy buena y si decides ponerle ajo le darás un toque muy sabroso.

INGREDIENTES

150 gr de leche
1diente de ajo (opcional)
Sal
300gr de aceite de oliva o mezclado con girasol (para que no salga tan cara).
Zumo de 1/2 limón.

ELABORACIÓN
Pesa el aceite y reserva.
Pon en el vaso la leche, el ajo y la sal. Programa 1 minuto, 37º, velocidad 5.
Pon en el cestillo encima de la tapadera y programa 3 minutos, 37º y velocidad 5. Al mismo tiempo ve echando el aceite poco a poco sobre el.
Después añade el limón y mezcla unos segundos en velocidad 5.
Rectifica el punto de sal.

¡ YA LO TIENES !

CURIOSIDADES
Salmonella es el nombre de un grupo de bacterias. Se encuentra en las aves crudas, los huevos, la carne vacuna y, algunas veces, en las frutas y vegetales sin lavar. También se puede adquirir tras manipular mascotas, especialmente reptiles como las serpientes, tortugas y lagartos.

Los síntomas incluyen:
Fiebre
Diarrea
Cólicos abdominales
Dolor de cabeza
Pueden presentarse náuseas, vómitos y pérdida de apetito

Estos síntomas suelen durar entre cuatro y siete días. Tu médico puede diagnosticarla con una prueba de heces. La mayoría de las personas mejora sin tratamiento. Puede ser más grave entre los ancianos, niños pequeños y personas con enfermedades crónicas.

Si la salmonella penetra en el torrente sanguíneo, puede ser seria. Se trata con antibióticos.

Uno de los ingredientes para fabricar la mayonesa es el huevo, y es en la cáscara del huevo donde se encuentra principalmente la dichosa salmonella (aunque en su interior también puede estar presente), por lo que deberemos tener algunas precauciones a la hora de manejar los huevos que creo mucha gente desconoce, aunque tienen bastante sentido una vez que sabes dónde está la salmonella.

Lo principal a la hora de utilizar huevos para cualquier tipo de cosa es que estén siempre refrigerados, que no estén rotos, y que no estén muy sucios, evitando en la medida de lo posible el contacto con otros alimentos para evitar que sean contaminados. Pero recuerda no lavarlos nunca antes de almacenarlos ya que facilita la entrada de microorganismos en el interior del alimento. La cáscara de los huevos es porosa y posee una fina película protectora. Si se lavan los huevos se facilita la entrada de posibles microorganismos hacia el interior del huevo, donde rápidamente proliferarán. Sin embargo, sí es aconsejable hacerlo inmediatamente antes de utilizar el huevo (no antes), utilizando agua con detergente sobre la cáscara, que a continuación se aclarará y secará cuidadosamente preferiblemente con papel de cocina de un solo uso.

Para romper el huevo es preferible que no se haga en el borde del recipiente en el que se vaya a batir o preparar una salsa, como puede ser la mayonesa. Lo más recomendable es utilizar otro recipiente únicamente para este fin evitando que caigan restos de cáscara sobre el interior del huevo. También deben evitarse prácticas tan comunes en algunos hogares como separar las claras de las yemas con la propia cáscara del huevo.

Para evitar posibles contaminaciones cruzadas, todos los recipientes, utensilios y superficies utilizados tanto para batir huevos como para elaborar salsas no deben entrar en contacto con otros alimentos, y se debe emplear sólo para este fin y lavándolos cuanto antes. Este punto incluye, por supuesto, las manos. En la elaboración de tortillas es necesario cuajarlas a fondo ya que el calor higieniza, es decir, destruye los posibles microorganismos presentes en el alimento. Una vez preparada, no recontaminar, por ejemplo sirviéndola en el plato que hemos utilizado para darle la vuelta y que, con seguridad, contiene restos de huevo crudo. Mantener la tortilla en refrigeración hasta su consumo, que deberá ser lo antes posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario